VEGANISMO NO ES SER SUPERIOR

Todos los que llevamos una filosofía vegana en nuestras vidas, nos hemos encontrado con la aseveración de que los “veganos se creen superiores”,  y esta frase es sostenida tanto por vegetarianos como por personas que consumen carne indistintamente.

Esta acusación si la estudiamos a fondo, es sumamente superficial y basada en el prejuicio de quienes no comparten esta noble causa, ya que la razón principal que sustenta al veganismo es el respeto a todo ser sintiente, sea humano o no,  una igualdad más allá de la especie.

El veganismo como principio ético no reconoce las jerarquías morales, (como el clasismo, o el considerar a un ser humano superior a otro, con derecho a someterlo), por lo que asegurar que un vegano se cree superior a otro ser humano, es una sentencia totalmente falsa, y carente de sentido y conocimiento de lo que en verdad implica el llevar una vida libre de crueldad y tortura hacia todo ser sintiente por motivos éticos, y por tanto, compasivos.

Cuando en nuestra postura como veganos, invitamos a nuestros compañeros vegetarianos a cuestionarse si en verdad han erradicado la crueldad en su dieta, en la mayoría de los casos se nos ataca o bien, de extremistas, fanáticos, ególatras, o de creernos por encima de ellos. Considero que al hacer estos cuestionamientos a estas personas, al menos en lo personal, es porque al encontrarse ellos ya sensibilizados al maltrato, existen más posibilidades de tocar por completo sus corazones y en verdad, erradiquen de su vida el sufrimiento a seres inocentes.

Como bien dice una frase de equanimal, el vegano no es extremista, sólo procura ir acorde con los valores éticos que ha escogido seguir. Y si en muchas ocasiones se nos acusa de intolerantes al exponer nuestro pensar, creo que tiene más que ver con el llamado de la consciencia de la persona que lo dice, ya que difícilmente puedo concebir que una vez enterado de tanta miseria perpretada a otros , uno continúe siendo participe de ella y argumentar a su vez amor a los animales.

Desde nuestra postura como veganos, invitamos a la reflexión de los prejuicios especistas, lo que deriva en muchos casos en esta cortante sentencia de nuestros oyentes, lo cual también puede ser una reacción de defensa al sentirse sumamente mal por ser participes de semejante holocausto, reacción sumamente normal, al defenderse del mensaje atacando al mensajero.

Es ahí donde radica la elección de quien reciba nuestro mensaje: aceptar esa horrible sensación y hacer algo al respecto, o elegir una negación absoluta a dicho crimen, y nombrarnos a nosotros como seres que se “creen superiores”, poniendo así una cómoda barrera que justifique el continuar sus hábitos bañados en crueldad y especismo.

No somos superiores a ningún otro ser humano o animal no humano,  precisamente somos veganos por no sentirnos por encima de nadie, sea de nuestra especie o no.

Anuncios